La Postura Corporal

 

La postura corporal en los instrumentistas musicales es un tema fundamental. No es mi intención hacer un tratado fisiológico de la postura guitarrística, pero es muy interesante tener algunas bases de cómo interacciona nuestro cuerpo, la gravedad y la guitarra. En realidad el problema consiste en que demasiadas veces pensamos en adaptar el cuerpo al instrumento, y pocas veces reparamos en el hecho de que el instrumento debe acoplarse a nuestro cuerpo de la manera más funcional. Además, estamos muy acostumbrados a tocar de “esa” manera, ya sea porque así hemos aprendido o porque copiamos algún modelo.

Pensemos por un momento cual sería la forma más correcta.

¿Es mejor una postura cómoda o una incómoda?  La respuesta se cae de madura por su obviedad. Todos diríamos que una posición cómoda es mucho más saludable a largo plazo, y estaríamos en lo cierto. Lo que sucede que lo que puede ser cómodo para una persona pude no serlo para otra. Por esa razón no podemos decir que haya “una” postura mejor que otra. Lo que hay que cuidar en todo caso, es la salud, la disposición orgánica de nuestro cuerpo en relación al instrumento.

Eligiendo la mejor postura corporal funcional

Veamos unas cuantas ideas básicas que debemos saber para enseñar una “buena” posición corporal. Obviamente “nuestra” postura tendrá influencia en lo que enseñemos. El tema es que tan seguro estamos que tenemos una inmejorable posición.

Antes de empezar, hay que decir que la elección de la silla es muy importante, porque tiene que permitirnos sentarse en ella, apoyando los pies en el suelo. Por otro lado, muchas veces hemos escuchado lo de “ponerse recto”. Esto trae una dificultad, ya que la columna vertebral TIENE de por sí una curvatura natural que debemos resedptar. Por eso es muy importante sentarse en un lugar de la silla que nos permita mantener esa curvatura. Obviamente la silla no debe tener apoyabrazos.

Una vez sentado, cogeremos la guitarra y la apoyamos en una pierna ¿pero en cuál?

1.    GUITARRA ELECTRICA

Para quienes empiecen con la guitarra eléctrica es casi “obligado” el uso de la correa, ya que si tocamos de pie la vamos a utilizar, es buena idea usarla desde un comienzo, inclusive sentado, aclarando que tal vez debamos ajustar la altura de la correa en esta posición.

2.    GUITARRA ESPAÑOLA o ACÚSTICA

Veamos de las posiciones más habituales de los guitarristas acústicos o clásicos:

 
  • La postura más popular parece ser la de apoyar la guitarra en la pierna derecha. Aparentemente es la más “natural”. Pero es un poco peligrosa, pues compensamos de muchas maneras la poca altura en la que queda el diapasón de la guitarra, a veces encorvándonos hacia el instrumento.
 
  • Otra postura muy frecuente es cruzar las piernas y apoyar la guitarra en la pierna que queda más elevada (muy utilizada por los guitarristas flamencos). Es una postura que puede ocasionar múltiples lesiones en la columna.
  • En la posición "clásica", tradicionalmente se emplea un taburete o banquito para elevar la altura de la pierna izquierda. Esto trae una cantidad de lesiones en la columna, brazos y cuello, que es increíble que se siga recomendando su uso. Lo que sucede es que al elevar un pie, tendremos que indefectiblemente ajustar el cuerpo, produciéndose una desviación de la columna y una torsión innecesaria en la pierna elevada.

Pero...¿Cuál es la mejor postura?

Lo que tenemos que tener en cuenta es que además de estar lo más “cómodo” posible, se pueda acceder con los brazos lo mejor posible al instrumento, que no se sienta esfuerzo, mantener una respiración fluída (aunque parezca obvio) y que la postura no nos deje lesiones.

Por eso creo que debemos buscar una postura orgánica, que haga que el instrumento se integre de la manera más natural a nosotros mismos.

Vamos a ver de cerca, algunos elementos accesorios que nos facilitan a mi juicio, esta búsqueda; el soporte ergonómico y la correa. Estos objetos evitan el uso del banquito o soporte “clásico”, salvando futuros problemas corporales y dejando el cuerpo más funcional.

Soportes ergonómicos: Existen, desde hace unos cuantos años, unos cuantos artilugios (Gitano, Dynarete, ErgoPlay) que se colocan entre la pierna (ya sea derecha o izquierda) y la guitarra, elevando así el instrumento sin necesidad de modificar nuestra posición de sentado. Estas son soluciones muy interesantes para elevar el diapasón y tener así una postura más ergonómica.

Correas: Tal como sucede con la guitarra eléctrica, también es posible utilizarla con las guitarras acústicas, consiguiendo una mejor colocación del instrumento en relación a nuestro cuerpo, imitando la postura de pie.

 


Los Brazos y Las Manos

Para los brazos y las manos tenemos que tener en cuenta también lo dicho para todo el cuerpo. No podemos pensar que todos tenemos las mismas dimensiones y tamaño corporal. Una vez colocado el instrumento sobre alguna de las piernas, hacemos apoyar el brazo derecho sobre el cuerpo de la guitarra (más exactamente sobre el aro superior) de manera tal que la mano descanse sobre el instrumento, primero de la manera natural tratando de que llegue a la boca pero sin forzar.

Mano Derecha

Para acercar la mano derecha a las cuerdas, podemos pedirle al alumno que el pulgar se apoye en la sexta cuerda y que descanse, que repose tratando de dejar el resto de los dedos en forma relajada. Luego de unas breves pulsaciones sobre esa cuerda, le pediremos que apoye los dedos índice, medio y anular (i, m, a), sobre la 3ra, 2da y 1ra, respectivamente.

Mano Izquierda

Para la mano izquierda, debemos aclararle que las cuerdas son presionadas justo detrás de cada traste (¡es importante tener las uñas bien cortas!). Al ser esta una acción conjunta de las dos manos, tendremos que tener paciencia y posibilidad de ajustarnos a sus tiempos. Podemos pedirle entonces que intente presionar una cuerda (por ejemplo la 1ra) en cualquier traste y pulsar utilizando para ello algún dedo de la derecha. Poco a poco esta práctica se convierte en un juego de experimentación, en donde el objetivo será que el alumno se vaya acostumbrando a la pulsación y coordinación de ambas manos.

Hay que tener en cuenta que este proceso es muy importante. Pero debemos también estar atentos a que el alumno pueda ir descubriendo sus formas y herramientas para tocar. Nosotros como profes debemos estar ahí cuando las descubra o para ayudarlo a descubrirlas.

(Extraído del Libro "Iniciación a la Guitarra" de Sergio Fulqueris)


buy

 

Política de Privacidad - Webmaster - Aviso Legal - Contacto